Descubriendo el Real Alcázar de Sevilla

El Real Alcázar de Sevilla, cuna de reyes musulmanes y cristianos, es en realidad un conjunto de palacios que data desde finales del siglo XI hasta la actualidad y en el que podemos ver reflejados el paso del tiempo y los distintos estilos arquitectónicos, artísticos culturales e históricos en cada uno de sus rincones. Sus colores, sus formas, sus jardines… todos ellos nos transporta a otra época, en la que sólo debemos dejarnos llevar e imaginar.

DSC04539IMG_1170DSC04626 (1)

Estilo islámico, mudéjar, gótico, renacentista y barroco se unen en una perfecta simbiosis digna de admiración. Nuestros ojos pueden percibir dichos estilos a medida que vamos recorriendo los pasillos y espacios del este monumento que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987.

Agua, piedra y vegetación conforman el Real Alcázar que el califa omeya Abd Al Raman III ordenó construir en 913 con una función claramente defensiva. Con la dinastía taifa abbadí, dentro de los muros del Alcázar, el rey poeta “Al-Mutamid”, en el s.XI, ordenó construir su palacio privado. Un espacio singular digno de un rey, donde se reunió una de las cortes más cultas y refinadas de Al-andalus.

Una fortificación que también ha pasado por manos de los almorávides y de los almohades, en el s.XII, entre la que destaca la Casa de la Contratación, que transformaron por completo todo el espacio, finalizando así la etapa islámica. De la etapa islámica se conservan las murallas que rodean al conjunto, el Patio del Yeso, el Patio del Crucero y el Patio de la Casa de Contratación (estos dos últimos muy modificados).

En el año 1248, Fernando III, conquistó Sevilla, y dicho Alcázar se convirtió en Palacio Real el cual continuó sufriendo ampliaciones y modificaciones a lo largo de los años, la mayoría de ellas realizadas por Alfonso X el Sabio (1254). Cambios que vinieron marcadas por las necesidades de sus gobernantes. Un rey que prioriza la sobriedad y la fortaleza del Alcázar, puesto que aún eran tiempos de batallas y guerras. Destaca el “Palacio Gótico“. En 1364, con Pedro I el Cruel, se construyó uno de los espacios más espectaculares del monumento, el “Palacio Mudéjar“, recuperando parte del esplendor árabe con su estilo mudéjar. Salas de increíble belleza exquisitamente decoradas con artesonados y yeserías. Azulejos de mil colores, arcos, inscripciones, capiteles… Patios como el de la Montería, de las Doncellas y las Muñecas y salones como el de los Embajadores denotan el cambio artístico que sufre el Alcázar.

Los Reyes Católicos, en 1503, aprobaron la creación de la famosa Casa de Contratación de Indias, una institución encargada de regular las relaciones con el continente americano, tanto comerciales, jurídicas como científicas, cuya sede se estableció en la antigua Casa de Contratación del Alcázar hasta su traslado a Cádiz en 1717.

Los jardines del Real Alcázar son un elemento fundamental del Real Alcázar, que ha sufrido también múltiples modificaciones a lo largo de los tiempos.  Estanques, fuentes, grutas, pabellones, laberintos, una amplia y variada vegetación… A mediados del s.XVI fueron reformados “a la italiana”, conservando como herencia musulmana el concepto de “jardines compartimentados” sin ninguna vinculación entre ellos. Unos jardines donde el agua es un elemento habitual y primordial, y no sólo a nivel estético, sino también funcional, pues dicha agua refresca el ambiente en los días más calurosos del año.

IMG_1301DSC04587DSC04646IMG_1288DSC04643

Para finalizar, a la hora de realizar la visita os aconsejo madrugar mucho, mucho, mucho, ya que la cola que se forma para entrar en el monumento puede ser terrible. El Alcázar tiene un aforo máximo de 750 personas al día y no existe ningún tipo de limite de tiempo una vez estas dentro. Mi chico y yo fue al primer sitio que entramos nada más llegar a Sevilla, desde las 10:30 hasta las 15:00 aproximadamente, a nuestra salida como el resto de días que pasamos por allí delante la cola para entrar era muy muy larga. Durante la temporada alta la cosa se complica, así que podéis informaros sobre las “visitas nocturnas”, una alternativa perfecta para combatir las altas temperaturas de la ciudad del Guadalquivir.

Como siempre, os dejo aquí una pequeña parte de nuestra visita al Real Alcázar de Sevilla para que seáis vosotros quienes lo descubráis con vuestros propios ojos.

Más abajo podréis encontrar información básica para preparar vuestra visita al Real Alcázar de Sevilla.

¡Qué tengáis todos un feliz día!

FullSizeRender (2)DSC04614

Fotografías: Bernardo del Campo García.

INFORMACIÓN ÚTIL

  • Horario:
    • De octubre a marzo: De lunes a domingo, de 09.30 a 17.00 h.
    • De abril a septiembre:  De lunes a domingo, de 09.30 a 19.00 h.
  • Tarifa:
    • Entrada general a la planta baja: 9,50 €
    • Entrada a la planta baja para jubilados y estudiantes de 17 a 25 años: 2 €
    • Entrada para la visita Cuarto Real : 4,50 €
  • Detalles:
    • El aforo máximo del monumento es de 750 personas al día.
    • Entrada gratuita: lunes de 18.00 a 19.00 h. de abril a septiembre, y de 16.00 a 17.00 h. de octubre a marzo.
  • Web:
Anuncios

Un comentario en “Descubriendo el Real Alcázar de Sevilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s